jueves, 30 de octubre de 2008

MURIÓ LA CHIQUITA

Allá por diciembre del 96 (cuando yo tenía 15 años) mi tía Lupita (hermana de mi papá y en ese tiempo soltera sin compromiso) llegó a la casa de mis abuelitos con una perrita maltés diminuta (de muy pocas semanas de nacida). Luego de pensar varios nombres (sin convencernos de uno) mi abuelito la bautizó como "La chiquita" (en vista de su tamaño y también de que no iba a crecer mucho).


En sus primeros meses tuvo todas las atenciones habidas y por haber para un perro (hasta se le dejaba dormir en las recámaras y tenía comida especial). Con el paso de los años, mi tía se casó, se fue, vino un nuevo primo (su hijo), mis primas (las que viven con mis abuelitos) crecieron, vino otro primo y la Chiquita comenzó a pasar a segundo plano (con la excepción de que fue una acompañante muy fiel de mi abuelita).


Cuando volví a México 10 años después me permití darle nuevamente aquellas atenciones en lo que pudiera (dejé que durmiera en mi recámara en los días fríos, la acariciaba cada que salía o entraba y de vez en cuando jugaba con ella) pero su estado de salud comenzó a decrecer.


En la última ida a México (a finales de septiembre) mis padres le compraron una camita para que pasara los menos fríos posibles (con los constantes cambios en la casa ya era imposible que pudiera pasarse a las recámaras) y ese fue, digámos, un último acto de bondad: ayer por la mañana la encontraron muerta en esa misma camita.


Sirva esta entrada para recordarla y que se oriente al "cielo de los perritos " (como diría Homer Simpson) donde hará compañía a Laika, Misha, Dalila, Daisy, Bámbola, El Chicle, El Buggy, El Coloso, El Coqui, etc.

1 Comentário:

luis dijo...

No se si se pueda, pero intentaré mandarte un PPS a tu correo, me hiciste recordar a muchos amigos (mejor que algunos que se dicen "amigos" humanos).

Blogs de México

El Taller Lags © 2008 Template by Dicas Blogger.

TOPO